APLN, Agencia de Prensa Lima Norte
Lima Norte, Home
05:55 pm  21/11/2017, Lima Norte, Perú

Valentina Shevchenko, campeona mundial de Muay Thai

Detrás de su gran carisma y su inocente mirada, hay también una potente campeona de kickboxing y tae kwon do que entrena desde los 5 años.

La guerrera que vino del frío

Desde las heladas montañas del remoto Kirguistán –república Kirguisa, en el Asia Central– ha llegado a Lima una bala con aspecto de heroína de acción. Es cinco veces campeona mundial de muay thai y lleva diez meses viviendo en nuestro país. Hoy, enamorada de sus atractivos y su gente, quiere representar al Perú en el próximo campeonato mundial de la disciplina. A sus 21 años es también campeona de taekwondo y kickboxing, profesora de danzas, directora de cine y ya es, además, diestra en artes menos marciales, como preparar mazamorra y lomo saltado. Con ustedes, Valentina la “Bala” Shevchenko.

Tenía 12 años, una indomable cabellera rubia y 52 kilos. Como si fuera otra niña más preparando su próxima travesura, hacía sus respectivos estiramientos y ensayaba golpes al aire en una esquina del cuadrilátero.
En el otro extremo, una rival de peso idéntico, pero con 22 años de edad, la esperaba con una sonrisa de autosuficiencia que se extendía como un golpe seco por todo el ring.
Entonces, la campana sonó y su vida deportiva se inició profesionalmente. Valentina, sin honda de por medio y con la sola fuerza de sus puños, actualizaría la leyenda de David y Goliat llevándose un triunfo sorprendente.
La provincia de Issyk Kul, ubicada en una zona montañosa de la lejana Kirguistán, sería la atmósfera bajo la que esta potente joven formaría un espíritu entregado, en cuerpo y alma, a las artes marciales. “No las veo solo como un deporte, sino como el camino de mi vida.
No podría verme sin ellas. Son mi existencia, lo que amo, lo que hago y lo que siempre voy a hacer”, confiesa hoy, con 5 títulos mundiales de muay thai en su haber. O, mejor aún, con un futuro cercano defendiendo al Perú en esta disciplina de origen tailandés donde las patadas voladoras y los ágiles golpes con codos y rodillas dirigidos al rival tienen tanto protagonismo como el control sobre la propia mente.

Hay golpes en la vida…

Muchos se estarán preguntando: ¿cómo llega una campeona del mundo de muay thai a vivir al Perú? Pues el inicio de esta aventura tuvo lugar en el Campeonato Mundial de Muay Thai en Tailandia, en el 2007.
Entonces, Valentina y su entrenador, Pavel Fédotov, hicieron amistad con el luchador peruano Frank Paredes, campeón sudamericano de la disciplina.
El año pasado, tras la victoria de Valentina en el Campeonato Mundial de Corea, representando a Rusia, hicieron realidad su sueño de conocer Latinoamérica.
En coordinación con el gimnasio Moving Zen, dirigido por Jimmy Pool (quien es, además, presidente de la Asociación Peruana de Muay Thai), ella y su entrenador llegaron al Perú. La idea era permanecer durante un tiempo, darles pautas a algunos de los valores nacionales y dictar varios seminarios.

Pero Valentina, acostumbrada a impresionar al público con la agilidad y el poder de sus brazos y piernas, se vio pronto seducida por las sensaciones de nuestra capital. “Para mí, Perú tiene tres países diferentes en uno solo: Costa, Sierra y Selva.
Todos con climas, animales y comida distintos y espectaculares. Es impresionante”, asegura, como saboreando imaginariamente alguno de nuestros platos más emblemáticos. Incluso, nos confesó que ya sabe preparar causa y un exquisito lomo saltado, una mazamorra y un curador emoliente,aunque su mayor anhelo gastronómico es aprender a elaborar el tres leches. “Es mi favorito”, asegura.

La Valentina de oro

No es difícil imaginar que Lima es totalmente distinta a Sochi, el importante balneario turístico ruso, ubicado a orillas del Mar Negro, donde Valentina radicaba con su familia hasta hace poco.
Sin embargo, ella ha encontrado en esta ciudad de la que a veces nos quejamos por gris y depresiva, el cuadrilátero más colorido y optimista para desarrollar su presente profesional. “A pesar de ser tan diferente a mi ciudad natal y a mi país, Lima me gusta mucho más.
La gente es más abierta, más amigable, más cálida”, confiesa la campeona, al mismo tiempo que reconoce haber recibido aquí un golpe positivo directo al corazón: “A veces, cuando llegas a un país, no sientes cariño.
Solo sientes ganas de conocer lo más importante y estar un ratito. Pero cuando llegué al Perú me sentí bien, muy bien, casi mejor que en casa”. La sonrisa franca y la transparencia inocente que muestra mientras conversa con nosotros hacen olvidar la capacidad letal de sus golpes sobre el ring. Ella es fuerza y habilidad, pero también armonía.

A pocos pasos de ella, su hermana mayor Antonina, tricampeona mundial de muay thai en una categoría superior, da indicaciones a los alumnos de la academia Moving Zen, donde ambas dan clases. Antonina, considerada por Valentina su ejemplo a seguir, llegó hace 2 meses de Rusia, atraída por los comentarios positivos que Valentina y Pavel le habían hecho.

Hoy, los tres tienen claro su futuro: “Queremos quedarnos aquí para vivir y para pelear por el Perú. Y, por supuesto, más adelante queremos recibir la nacionalidad peruana”.

Retroceder nunca

La progenitora de Valentina, Elena Shevchenko, actual presidenta de la Federación de Muay Thai de Kirguistán, tenía tercer dan –uno de los principales niveles– en dicho arte marcial, así que creyó conveniente que sus hijas adoptaran la misma disciplina que la había formado.
Ambas, Antonina y Valentina, asimilaron todo inmediatamente, como algo natural. La primera experiencia de esta última en competencias fue a los 8 años, y su primer campeonato del mundo fue a los 15.
No era un campeonato juvenil. Valentina se había metido en un campeonato de adultos. “He peleado muy poco en categoría juvenil –asegura–, para poder sentir cada pelea como un gran reto.
Por eso mismo me entreno peleando con hombres, para desarrollar otras habilidades y fortalezas”. El entrenamiento ha dado sus frutos. Desde que hace 6 años Valentina peleará muay thai por primera vez (su pelea a los 12 años fue de kickboxing) hasta hoy, 25 peleas después, no ha habido rival que pueda vencerla.
El 2 de octubre, en Lima, una oponente brasileña aún por conocerse, será la primera prueba de su imbatibilidad con los colores peruanos. Tras contarnos que ha peleado muy pocas veces en Rusia, pero siempre con ese pasaporte y defendiendo esa bandera, ha llevado su talento y su vehemencia guerrera por rings de lugares como Tailandia, Corea, Francia, Italia, Grecia y Holanda; “pero no hay como el Perú para vivir”, acota. Tengo el orgullo de ser peruano y ser feliz, alcanza a tararear, mientras los flashes de las fotos siguen sacándole brillo a su sonrisa.

En tiempos en los que triunfos femeninos como el de Kina Malpartida mantienen completa vigencia, la juvenil pero experimentada energía de Valentina llega como un complemento perfecto. “Kina pelea muy bien y tiene un excelente ataque. Si ambas nos enfrentáramos sería una pelea de un nivel tremendo”. De solo leerlo, muchos ya deben estar considerando la idea en serio: un Celebrity Deathmatch entre dos bellezas titánicas.

La campeonade la locuacidad

Pero no todo en la vida de la “Bala” es muay thai. Una de las cosas que más llama la atención al conversar con ella es su excelente manejo del castellano, que ya incluye modismos contemporáneos, como el clásico “chévere” o el muy entusiasta “bravazo”.
Pero, ¿cómo ha hecho Valentina para aprender tan rápido? ¿Profesores particulares? ¿Cursos intensivos? No. El secreto de su aprendizaje es mucho más simple. “A veces uso un diccionario, pero la mejor manera es conversando, escuchando las palabras cuidadosamente, conociendo gente e intercambiando experiencias”, nos cuenta.
Sin embargo, a pesar de su magnetismo palpitante y un atractivo difícil de ocultar, se resiste a que el amor la ponga contra las cuerdas. “Aunque me gusta conocer nuevos amigos y gente distinta, porque eso me enriquece como persona, no pienso enamorarme mientras pelee profesionalmente”.
La disciplina inculcada en ella desde los 5 años hace que sea difícil no tomar en serio su afirmación. “No me he enamorado porque es difícil juntar mi carrera con otra cosa.
Enamorarse significa dar una parte de sí mismo a su pareja. Pensamientos, sentimientos y atención. Pero yo soy ahora peleadora, por eso tengo que dejar mi mente limpia en el entrenamiento y durante el combate”. A pesar de su categórica respuesta, deja una luz de esperanza para sus fanáticos: “Cuando encuentre una persona no será importante si es peleador o tenga otra profesión, o si sea fuerte, guapo o no. Para mí lo más importante es que tenga un alma buena”.

El baile de La Bala

Aunque esta bella campeona no quiera aún enamorarse, es consciente de que el deporte que practica podría hacer que a algunas peleadoras se les vea como mujeres rudas y, en algunos casos, excesivamente masculinas. “Una mujer es una mujer.
Tal vez un espectador, cuando ve en una pelea a una chica que parece un hombre, pueda considerarla fuerte o que posee buena técnica, pero no es interesante para nadie. En cambio, cuando una chica mantiene su femineidad y además es una buena peleadora, es realmente mucho más interesante”. Consciente de esto,
Valentina ha mantenido su coquetería y delicadeza naturales gracias a la práctica constante de distintos tipos de baile. Ella baila y enseña danzas típicas de Rusia, danzas árabes y bailes gitanos, aunque su favorita es la lezginka, un baile originario del sur de Rusia, que en sus inicios era una danza de preparación para los guerreros previa a los combates.
Tiene muchos movimientos con giros y saltos, y exige especial elasticidad en las piernas. Quizás por ello, es la música que más motiva a la “Bala” en sus entrenamientos. Aunque momentáneamente ha dejado de enseñar, pues está concentrada en la preparación de su próxima pelea, no descarta retomar su faceta de profesora de danzas, tras el combate.

Como si el baile y las artes marciales no fueran suficiente, Valentina nos demuestra que es sorprendente dentro y fuera del ring. Entre ensayos y entrenamientos se dio tiempo para estudiar en la universidad en Kirguistán y graduarse como directora de cine.

Su hermana, Antonina, estudió para camarógrafa, lo cual las hace un dúo perfecto. “Siempre grabamos escenas antes, durante y después de las peleas. Mi sueño es hacer un documental o una película sobre el muay thai y las artes marciales en general”, confiesa. No hay en esta otra vocación ningún ánimo de hacer secuelas a “Rocky”, “Kickboxer” o “Million Dollar Baby”.

Solo la certeza de que protagoniza una película única e inigualable: la de su propia vida. “Para mí lo más importante es disfrutar la vida, porque solo vivir por vivir no es interesante. Hay que aprovechar cada oportunidad que hay para ver cosas nuevas, vivir nuevas experiencias, conocer gente, compartir con ellos y aprender con ellos. La vida es el más grande arte que hay”. Valentina, qué duda cabe, vale un Perú.

— Cosas Online
Por Ricardo Hinojosa Lizárraga.
Fotos de Deborah Paredes Valença.

Deje un comentario

  • Bitel
  • Aniversario del Distrito Independencia
  • 翻譯 . 翻訳します . Translate


  • Agencia de Prensa Lima Norte
    Director: José Fuertes Ortega
    Registro ISSN: 2076-9768
    + 001+949+6063650 Gratis
    limanorte28@gmail.com
    prensa@limanorte.com
    Editor inglés: (001) 949 606 3650
    Edición Español: (001) 949 661 1789
    Portugués: (0055) 513 407 0979

  • Empresas & Negocios

    Se inauguró el CA World 17 presentando soluciones innovadoras

    — En el evento se exhiben más de 20 productos nuevos y mejorados de CA Technologies ► CA WORLD ’17 – El CEO de CA Technologies Mike Gregoire, inauguró el → CA ... Leer Más

    Oster® Xpert Series TM : la licuadora que transforma el estilo de vida

    — Con la licuadora Oster® XPERT SeriesTM es posible preparar todo tipo de alimentos en tan solo un minuto » Oster Perú presentó la nueva integrante de la familia de licuadoras XPERT ... Leer Más

    Hay 215 oportunidades exportables, no aprovechadas, en Turquía

    — El director del CIEN–ADEX, Carlos González, afirma que Turquía también puede ser un canal hacia otros países de su región. Related ... Leer Más


  • Miriada

  • La Historia del Distrito Independencia

  • Para la Agenda

    Primer Encuentro Nacional de afectados por metales pesados

    ► Lunes 27 de noviembre al viernes 1 de diciembre — En el marco de la Semana sobre la problemática de salud ambiental vinculada a las industrias extractivas en el país, diversas organizaciones sociales ... Leer Más

    Alianza Francesa de Los Olivos realizará Jornada de Puertas Abiertas

    » Sábado 18  — La Alianza Francesa de Lima tiene el agrado de invitar, el sábado 18 de noviembre, a una jornada de “Puertas Abiertas”, en su sede de Los Olivos en Jr. ... Leer Más

    Descarte gratuito de Diabetes para las 100 primeras personas que acudan a los Hospitales de la Solidaridad

    » Viernes 17 de noviembre – Además, 50% de descuento en Endocrinología y Medicina Interna. Related ... Leer Más


    %d bloggers like this: