APLN, Agencia de Prensa Lima Norte
Lima Norte, Home
04:38 am  20/11/2017, Lima Norte, Perú

9 de marzo: Paren las rotativas, un minuto de silencio por Guillermo Thorndike

El Guillermo Thorndike que yo conocí
El año 1975, me dieron una comisión periodística, que nunca olvidaré: escribir sobre la “Revolución Peruana“.
Me tomé unos días para entrevistas y consultas de archivo.  Eran siete años desde que Juan Velasco Alvarado, había reformateado el país.
Entregue mi material al Editor, lo revisó y me preguntó ¿dónde está la foto?
Me dio 4 días para conseguir “una buena foto”.

.

La Prehistoria analógica

El que no cumplía con los encargos del Editor, era “ascendido” a la calle, a patear latas.

Eran los días en que estaba haciendo mi práctica pre-profesional. En esa coyuntura, Juan Velasco Alvarado, entre otras tantas medidas de su Revolución, había determinado una instancia en la que los Empresarios compartían las utilidades de les empresas en una instancia denominada “Comunidades Industriales”.

La comunidad estaba conformada por representantes de las empresas y de los trabajadores, quienes elegían a sus representantes mediante el Sindicato. Por cuestiones funcionales, guardaba una muy buena relación con el Secretario General del Sindicato, debido a un casual aporte en la conformación del gremio.

Para cumplir con la comisión periodística, le pregunto al secretario del sindicato, si conocía al Presidente de las Comunidades Industriales, que en esos días era casi como el Ministro de Industrias, quien sería un buen puente para llegar a “Palacio” y entrevistar al mismísimo “Chino” Velasco. Me dijo que no lo conocía, pero que a propósito del tema, recordó que hace unas semanas, le habían enviado una Tarjeta de Invitación a un Encuentro de Juventudes Industriales en PALACIO. Me dijo que como en la Directiva ya no eran “muy jóvenes”, y que la “licencia sindical” no era para ese tipo de evento nadie asistiría.

Fue a su casillero, buscó la invitación para ver si la fecha estaba vigente y… para suerte mía, era un evento para el día siguiente, en el Salón Tupac Amaru de Palacio de Gobierno. La clausura iba a estar a cargo del mismísimo presidente de la República: Juan Velasco Alvarado.

1975 era un año analógico, no habían grabadoras ni cámaras digitales. ¿cómo conseguir una foto?

Busqué en mi ropero algo que pudiera acercarse a una “ropa de gala” y me fui al evento.

Para suerte mía, como dijo el secretario general del sindicato, las Comunidades Industriales tenían pocos jóvenes. Supongo que los organizadores esperaban una multitudinaria asistencia. Pero no, los comensales en el Salón Tupac Amaru éramos como doscientos delegados, quienes no tuvimos mucho problema  con el buffet, la mayoría de asistentes coincidíamos en tener una “dieta de náufrago”.

En las postrimerías de la maratón gastronómica, hizo su entrada Juan Velasco Alvarado, con el una cantidad de reporteros y fotógrafos, quienes no permitían verlo.

Entre la multitud, por su gran estatura, destacaba un moreno –mismo Denzel Washintong– que disparaba su flash como si se tratara de una ametralladora.

Luego del discurso de rigor, a todos los asistentes nos formaron en “fila india” para la foto de rigor. Habían más reporteros que en la entrega del Oscar. El moreno, debido a su talla, se había ubicado con su cámara en un sitio preferencial.

Tuve que esperar que terminara la fila y que los fotógrafos dieran cuenta de los últimos bastiones del buffet y los Piscos, para acercarme al fotógrafo. Eso de asediar morenos no era lo mio, pero no había de otra. Le di tiempo para unos Piscos Sour, y poder preguntarle su apellido y el Medio para el que trabajaba.

Se apellidaba MARISCAL y trabajaba para el diario La Crónica

El nuevo testamento

No estaba muy familiarizado con las “convulsiones periodísticas” a la hora del cierre de edición de un Diario. Inocente yo, pensé que si iba al diario en la noche, los encontraría más relajados.

A eso de las nueve de la noche, le digo al vigilante que “vengo de Palacio” que el señor Mariscal ya sabe de que se trata. Yo me refería, a que había estado en Palacio y que terminado el evento me dirigí a La Crónica. Después, recapitulando los hechos, me dio la impresión de que el vigilante había tomado mis declaraciones, como que venía de parte del “chino” Velasco.

Muy prudente el señor, me llevó dónde una secretaria, a la cual le explicó de que se trataba. La señorita muy amable también, me brindó un vaso de gaseosa y me dijo que allí se encontraba el señor Mariscal en una reunión con el Director.

Desde la antesala, sólo se escuchaban murmullos de la reunión, pero se percibía el clásico aroma del café y un desodorizante humo de cigarro.

La quietud de la noche, quedó como los vidrios después de una explosión. Un vozarrón que superaba todos los decibeles de la acústica, mismo sonido 5.1 con buffer power, generó una expresión de pánico en la secretaria. Al darse cuenta de que la estaba mirando, me sugirió que regrese mañana; que el director cuando es más temprano se encontraba más disipado.

Aprovechándome de su estado catatónico, le solicité a la secretaria una cita con el Director para que lo ponga en su agenda. Que le hiciera mención de que venía de Palacio.

Antes de irme, le pregunto: ¿como se llama el Director?

Guillermo Thorndike, me responde. Al intentar escribirlo, ante las repreguntas, la secretaria me dio una tarjeta. Salí de la redacción del diario repitiendo para aprendérmelo: Guillermo Thorndike, Guillermo Thorndike, Guillermo Thorndike.

Me quedaba sólo un día para entregar mi artículo, con la foto incluida. Ya me imaginaba la cara del Editor cuando viera la foto, su redactor abrazado del Presidente y rodeado de los representantes de las Comunidades Industriales. Yo quería que los ojos le quedara como los del oso panda. Pero todavía no tenía la foto en mis manos.

Al día siguiente, a eso de las once la mañana, me voy al diario La Crónica y le digo al vigilante que tengo una cita con el señor Guillermo Thorndike. Se comunica con la “secretaria de las mañanas” y me dice que la cita es para las cinco de la tarde.

Recién caía en la cuenta de que, en los diarios impresos, los Directores “resucitan” en las tardes, porque se quedan hasta el cierre de edición.

El cierre implicaba determinar el Titular y la foro principal de la portada. Para Guillermo Thorndike el cierre también implicaba la redacción del Editorial.

El encuentro cercano del primer tipo

Las seis horas que pasé dando vueltas por el diario, se me hicieron más largas que las horas en Semana Santa. La impaciencia y el recuerdo de su estruendosa voz, precipitaban torrentes diuréticos.

Cuando me dieron esa comisión de prensa, no me imaginé cual era el precio de una foto, ni los vericuetos penitentes por los que había que transitar.

Quince minutos antes de las cinco, de nuevo en vigilancia. Otra persona me atiende, consulta con la secretaria y me hace subir. La secretaria me indica que el Director ya está en camino.

Un aromático café, ofrecido para hacer más confortable la espera, sólo contribuía a una precipitada micción.

Cuando la vejiga ya estaba en calma y más asimilado al entorno, un personaje robusto y de gran altura, hace su entrada seguido de su chofer. Saluda y le dice a la secretaria ¿qué novedades?

La secretaria con una pila de documentos ingresa a la oficina para hacer los despachos del caso. Se prolonga la insufrible espera.

De pronto se abre la puerta, sale la secretaria -con una expresión de pánico- y me dice pasé usted.

Ingreso, lo saludo y le extiendo la mano. El Director, que estaba revisando algunos documentos, me mira, luego una dotación de dedos, similar a las Magic Johnson, responde el saludo.

Ese fue el primer contacto, literalmente, con Guillermo Thorndike Losada.

Con una cortesía, propia de Torre Tagle, me pregunta: ¿de que se trata?

Muy atentamente me escucha, le informo que la tarde anterior estaba en el evento en Palacio, y que como necesitaba una foto había pasado a buscarlo en la noche. Que debido a las circunstancias, solicité una cita para que él autorizara la copia fotográfica, según la referencia del señor Mariscal.

Mientras le relataba de qué se trababa, noté de que estaba muy intrigado sobre mi presencia en su oficina.

Al terminar mi relato, durante varios segundos, me miró como si sus ojos fueran un Tomógrafo Espiral Multicorte –TEM-. Su expresión sufrió una metamorfosis que terminó en una estruendosa carcajada. Su risa era un sello personal.

Mi primera reacción fue mirar el cierre de mi pantalón, luego mi camisa y finalmente el cabello. No entendía que parte de mi relato le había causado tamaña expresión.

Luego me enteré de que ante la referencia de que “venía de Palacio“, Guillermo Thorndike había realizado todo un trabajo de “inteligencia” para saber quién era yo y de qué se trataba. Eso explicaba la reacción de la secretaria.
.

La foto histórica

Guillermo Thorndike llamó para que le traigan “los contactos” (miniaturas de las fotografías), me dio un lápiz de cera color rojo y me dijo: “marca las fotos que necesites”. En la jerga, de la pre historia fotográfica, marcar equivalía a recuadrar el fotograma, para que el “laboratorio” pudiera imprimirlo en una hoja tamaño carta.

Me preguntó si me servía algo, pedí un café para no desentonar. Sentado en la antesala, ese café marcó el inicio de una adicción de la cual no he podido desprenderme, un poco por el recuerdo de aquella ocasión, y otro tanto, por la melodía de José Luis Perales.

La espera finalizó cuando llegó un sobre manila. La secretaria lo recibió e ingresó a la oficina del Director. La señorita me indicó que pasara.

Guillermo Thorndike abrió el sobre, vio las fotografías y me dijo si se trataban de la fotos que marqué. Las miré una a una y le di mi conformidad.

Cuando las estaba poniendo las fotos en el sobre, me indicó que dos de ellas se habían publicado en la edición de ese día. En una esquina de su escritorio había una pila de diarios. Tomó un ejemplar y me mostró la portada. En la foto principal aparecía yo abrazado con Juan Velasco Alvarado y otros delegados de las Juventudes Industriales.

Con las fotos en mano y mi respectiva nota, me fui a buscar a mi Editor. Cuando vio las fotos, se quedó en ese desvarío cuya contracción gramatical es acojudado. Un ejemplar del diario La Crónica se lo entregué al Secretario del Sindicato, que tan desprendidamente me había cedido la invitación.

El otro ejemplar se lo entregué a mi padre, un modesto y sencillo ciudadano, al cual le quedé debiendo muchas satisfacciones. Por lo menos, cubrí parte de los intereses, con una foto en la portada abrazado de un personaje al cual él admiró mucho. Puso el ejemplar en una bolsa de plástico –lo plastificó– y se lo mostró a todos sus amigos del trabajo.

En la empresa en la que trabajaba, Martnez & Linárez, que estaba en la cuadra 56 de la Av. Colonial, a partir de ese día lo trataron con más respeto, “porque su hijo conocía al Presidente”.

Para mi editor, el haber cumplido con la comisión periodística, le dio la impresión de que yo podía alcanzar “lo inalcanzable”. Desde ese día mis comisiones eran como la de Los Expedientes X o Misión Imposible.

La búsqueda de esas fotos, la fortuita y bendita ocasión de conocer a Guillermo Thorndike, germinó una relación con el histórico personaje.

Semanas después, el 29 de agosto, Francisco Morales Bermúdez Cerruti daba un Golpe de Estado, derrocaba a su mentor Juan Velasco Alvarado y puso la “Revolución” en retro. A partir de ese momento, se abrió una nueva Etapa en la vida política del país.

El negativo de esa foto, hasta hace poco, estaba en el archivo de el Diario Oficial El Peruano. Los ejemplares del diario La Crónica todavía se pueden leer en el segundo piso de la Biblioteca Nacional.
.

Guillermo Thorndike evangelista de las TICs

Quiero dejar sentado un testimonio de una de las facetas poco conocidas de Guillermo Thorndike: el empoderamiento con las Tecnologías de la Información y la Comunicación –TICs

Pocas personas saben que Guillermo Thorndike, entre las muchas menciones académico-profesionales, ostentaba el galardón obtenido en World Press Institute, Minesota Estados Unidos, entidad que siempre ha estado a la vanguardia de las TICs. Las principales cadenas norteamericanas de diarios, encargan a ese instituto la actualización profesional de su plana periodística.

Esa formación académica, le dio a Guillermo Thorndike la perspectiva tecnológica para los Medios Impresos, Radio y Televisión.

En 1962, cuando Guillermo Thorndike regresa al Perú, era un personaje adelantado para su tiempo. Las TICs habían expotenciado su innata capacidad y vena creativa. Permutar su clásica máquina de escribir por una computadora, para Guillermo Thorndike fue como pasar de una bicicleta a un fórmula uno.

En ese año, un magnate de la pesca peruana, Luis Banchero Rossi, le encarga la fundación de una Cadena Nacional de Diarios.

De allí en adelante, la historia del periodismo sería otra.

Guillermo Thorndike era la convergencia del periodismo y la informática. General en un Diario, Almirante en la Televisión, se movilizaba por todos los formatos de la comunicación.

En 1976, cuando hizo un trabajo de asesoría para la Federación de Pescadores –El Amauta del Mar- tuve la oportunidad de reencontrarlo. Se había reinventado tantas veces y había asimilado todos los cambios tecnológicos, que parecía otro Guillermo Thorndike.

Una de las tantas muestras de su capacidad periodística y su proclibidad por las tecnologías, sacó del anonimato a El Diario de Marka y lo llevó a la estratósfera del tiraje y lectoria.

En 1990, cuando Vargas Llosa era el Presidente “virtual” del Perú, Guillermo Thorndike funda y dirige el diario “Pájina Libre”. En esta oportunidad, nuevamente, Guillermo hizo gala de su anuencia tecnológica. Con la participación de Sergio Carranza Schavas y su hermano Nicolas, tuvimos la oportunidad de implementar el primer Sistema Editorial para diarios impresos. Eran los días en que se diagramaba en la computadora con un programa denominado VENTURA, que funcionaba con comandos y coordenadas.
Con la llegada del mouse y la primera versión de windows, llegó también el PAGE MAKER 1.0, que  lo tenía la firma ALDUS.
El procesador de textos imperante era el WORD PERFECT que funcionaba en DOS (Sistema no gráfico). Este procesador permitía generar sub-rutinas (macros) que eran las “hojas de estilo” de hoy en día. Este procesador de textos era el preferido de Guillermo Thorndike. La mayoría de sus grandes libros se redactaron en Word Perfect.

Pese a los embates del windows, Guillermo siguió usando Word Perfect, hasta que Microsoft incorporó tantas librerías en su Sistema, que hizo imposible seguir usándolo. Guillermo tuvo que resignarse a decirle adiós a su histórico Word Perfect y comenzar a usar el Word de Microsoft.

Otro reencuentro con Guillermo Thorndike se dio cuando llegó a Canal 2. Entre las tantas cosas que hacía, se propuso hacer un Noticiero de Televisión por Internet, para llevar la televisión peruana a todos los peruanos residentes en el exterior.

Es pertinente mencionar que todavía no existía YouTube, ni el servicio de Video Streaming. La hipermetropía de los hermanos Winter, no hizo posible este proyecto.

Abundaríamos en diversas muestras del visionario y tecnológico Guillermo Thorndike, que tan poco se ha escrito y muy poco se menciona. Será para un libro aparte, por que escribir sobre el escritor, no resulta tarea fácil.
.

Un agradecimiento postrero

Para Guillermo Thorndike nuestro eterno agradecimiento, por brindarnos la oportunidad de ser algo así como un “escudero” en su cabalgata tecnológica.

Gracias por dejarnos admirarte -desde lejos- en tus días de gloria. Gracias por permitir compartir tus horas difíciles, días en que sobraban dedos para contar a los amigos. Gracias a Alfredo Marcos y al “chino” Domínguez quienes siempre estuvieron presentes.

Gracias a Rosario -Charo- por el cariño y espacio que nos brindó en el círculo familiar.

Para Meritxell y Augusto, un eterno recuerdo por haberlos visto crecer. Para Fernando Z. dónde quiera que te encuentres, un recuerdo y agradecimiento también.

Hasta siempre Guillermo Thorndike

José Fuertes Ortega
.

– – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – –
Manuel Cadenas Mujica
He leído su artículo y en verdad agradezco que haya rescatado de una posible amnesia este aspecto que hizo de Guillermo siempre un hombre joven: su capacidad para seguir sorprendiéndose, para seguir asimilando las nuevas tecnologías y estar no sólo al día, sino adelante de todos los demás.
Es verdad que propuso a los Winter hacer televisión por Internet para los peruanos en el extranjero cinco años antes que exista el Youtube, así como a principios de los años noventa, cuando no existía la Internet en el Perú, propuso hacer un resumen de noticias que llegase “por fax”.
Siempre estuvo un día adelante de los demás, creando, anticipándose a los acontecimientos, a las nuevas corrientes, a los nuevos tiempos.
Y es que fue, además, un hombre que sabía trabajar en equipo, aprovechando lo mejor de quienes lo rodeaban sin complejos ni temores, aprendiendo y enseñando a la vez. Guillermo fue un fuera de serie y eso no lo perdonarán los mediocres jamás.
– – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – –

Ver:
Guillermo Thorndike

– En Facebook:
Guillermo Thorndike, el ojo de la memoria / Manuel Cadenas Mujica

2 comentarios en “9 de marzo: Paren las rotativas, un minuto de silencio por Guillermo Thorndike”

  1. fannyjemwong dice:

    INTERESANTE ARTÍCULO
    GRACIAS POR COMPARTIRLO

  2. En Lima Norte, surge un nuevo candidato que se convertiria en el Outsider, se trata del Joven Comunicador y Periodista Carlos Alberto Del Rio, de Radio Comas, Radio Canto Grande, Radio Cora, Radio Miraflores entre otras, propone la creacion de un Importante Circuito Turistico en Carabayllo, como buen Marketero, desarrollar la fortaleza que tiene el distrito y que ha sido olvidada por mucho tiempo, con esto se conllevaria a la mejora total del distrito en infaestructura y calidad de vida, para desarrollar un turismo, que llevaria al distrito a convertirse en eje economico de Lima Norte. Interesante Propuesta que no debemos desestimar, Suerte.

Deje una respuesta

  • Bitel
  • Aniversario del Distrito Independencia
  • 翻譯 . 翻訳します . Translate

  • Educación SIN información

  • PPK abandona la Educación PÚBLICA
    fomenta la educación PRIVADA

  • Agencia de Prensa Lima Norte
    Director: José Fuertes Ortega
    Registro ISSN: 2076-9768
    + 001+949+6063650 Gratis
    limanorte28@gmail.com
    prensa@limanorte.com
    Editor inglés: (001) 949 606 3650
    Edición Español: (001) 949 661 1789
    Portugués: (0055) 513 407 0979

  • Empresas & Negocios

    Se inauguró el CA World 17 presentando soluciones innovadoras

    — En el evento se exhiben más de 20 productos nuevos y mejorados de CA Technologies ► CA WORLD ’17 – El CEO de CA Technologies Mike Gregoire, inauguró el → CA ... Leer Más

    Oster® Xpert Series TM : la licuadora que transforma el estilo de vida

    — Con la licuadora Oster® XPERT SeriesTM es posible preparar todo tipo de alimentos en tan solo un minuto » Oster Perú presentó la nueva integrante de la familia de licuadoras XPERT ... Leer Más

    Hay 215 oportunidades exportables, no aprovechadas, en Turquía

    — El director del CIEN–ADEX, Carlos González, afirma que Turquía también puede ser un canal hacia otros países de su región. Related ... Leer Más


  • Miriada

  • La Historia del Distrito Independencia

  • Para la Agenda

    Alianza Francesa de Los Olivos realizará Jornada de Puertas Abiertas

    » Sábado 18  — La Alianza Francesa de Lima tiene el agrado de invitar, el sábado 18 de noviembre, a una jornada de “Puertas Abiertas”, en su sede de Los Olivos en Jr. ... Leer Más

    Descarte gratuito de Diabetes para las 100 primeras personas que acudan a los Hospitales de la Solidaridad

    » Viernes 17 de noviembre – Además, 50% de descuento en Endocrinología y Medicina Interna. Related ... Leer Más

    Lanzamiento del Observatorio de la Iniciativa Latinoamericana del Cacao (ILAC)

    » Martes 14 / 10:30 a.m. / Salón Inca Swissotel (Av. Santo Toribio 173 Vía Central 150, Centro Empresarial Real, San Isidro) Related ... Leer Más


    %d bloggers like this: